Cada vez más clientes buscan marcas ecológicas: ¿qué papel juega su envase?

COMPARTIR ESTA ENTRADA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Una encuesta tras otra confirma que los consumidores quieren ser más ecológicos en sus decisiones de compra. En varios sectores, desde la electrónica a los bienes de consumo envasados, pasando por la cosmética, la sostenibilidad está redefiniendo la forma en que los compradores eligen los productos que adquieren. Con este cambio histórico de los clientes en marcha, las marcas buscan ofrecer ofertas sostenibles.

Los resultados de las encuestas son inequívocos. Tomemos, por ejemplo, una encuesta realizada en 2019 por Accenture. Su amplia muestra de 6.000 consumidores en 11 países determinó que el 83% de los encuestados cree que es importante o extremadamente importante que las empresas diseñen productos destinados a ser reutilizados o reciclados. Casi el 72% de los encuestados declaró que actualmente compraba más productos ecológicos que cinco años antes, y el 81% dijo que esperaba comprar más en los próximos cinco años.

Con la creciente digitalización, la industria electrónica está en auge. Por ejemplo, hoy en día, se estima que 5.000 millones de personas poseen un dispositivo móvil en todo el mundo. Pew Research también ha descubierto que, solo en Estados Unidos, la penetración de los teléfonos móviles ha aumentado del 61% en 2002 al 94% en 2018. A medida que evolucionan con los tiempos para seguir siendo competitivas, las empresas de electrónica se han visto impulsadas a examinar sus esfuerzos de sostenibilidad. Desde el control de sus niveles de emisiones, pasando por el uso de energías renovables, hasta la evaluación de su uso de recursos, hay un cambio evidente para dar lo que los consumidores quieren siendo más responsables socialmente. Una marca que se ha centrado mucho en sus esfuerzos ecológicos es Apple. Más allá de los materiales que componen sus productos, la marca también está trabajando constantemente para construir una cadena de suministro de envases de fibra circular.

El mercado de bienes de consumo envasados (CPG) también refleja claramente la creciente preferencia de los consumidores por los productos ecológicos. Un artículo de Harvard Business Review de 2019, Investigación: En realidad, los consumidores sí compran productos sostenibles, cita un estudio de la Universidad de Nueva York en el que los investigadores determinaron que los productos comercializados con sostenibilidad representaron el 50% del crecimiento de los CPG entre 2013 y 2018. Los datos del estudio provenían de escaneos de códigos de barras de minoristas que cubrían 36 categorías y 71.000 SKU, que en conjunto representaban el 40% de las ventas en dólares de CPG durante los cinco años. Una de las marcas que ha realizado esta transición es Unilever. Ha reinventado los productos heredados y, como resultado, sus marcas de "vida sostenible" representan ahora el 70% del crecimiento de sus ventas.

Cuando se trata de determinar cómo percibe el cliente la sostenibilidad de un producto, el envase desempeña un papel crucial. Los consumidores son cada vez más conscientes de si el envase es reciclable o compostable o si debe tirarse a la basura. No es de extrañar que muchas personas estén dispuestas a pagar más por opciones de envases sostenibles. Según un estudio canadiense, el 62% de los adultos pagaría más por productos envasados con materiales sostenibles. Casi dos tercios de esas personas pagarían hasta un 10% más.

En la industria de la belleza y la cosmética, el cuidado de la piel, el cuidado del cabello y los cosméticos sostenibles son categorías que crecen rápidamente a medida que el concepto de belleza limpia se pone de moda. Sin embargo, la mayoría de las marcas de belleza todavía se quedan atrás en las iniciativas de envases ecológicos. Esto se convierte en un gran problema cuando la industria produce 120.000 millones de unidades de envases al año. Para mejorar su imagen de marca verdaderamente ecológica, es imperativo que las empresas de belleza y cosmética empiecen a abordar también este importante aspecto de su producto. Por ello, es alentador que algunas empresas tomen la iniciativa de hacer un cambio hoy en día, como ha hecho L'Oréal al fundar SPICE, la Iniciativa de Embalaje Sostenible para Cosméticos, una iniciativa que reúne a organizaciones de la industria cosmética para trabajar en la configuración colectiva del futuro del embalaje sostenible.

Además, las marcas también deben tener en cuenta la facilidad con la que los clientes reconocen que su envase es sostenible. No hay nada más frustrante que tener un producto sostenible empaquetado en un embalaje no sostenible o en un embalaje que los clientes perciben como no sostenible. Una forma eficaz de superar este reto es utilizar envases de fibra moldeada y papel. Muchos consumidores reconocen inmediatamente que los envases de fibra moldeada son una opción sostenible y, como resultado, los productos de fibra moldeada y papel están ganando impulso como materiales de envasado altamente reciclables y/o compostables que no suponen ningún riesgo de contribuir al plástico de los océanos.

Dado el creciente interés por los productos sostenibles, la disposición de muchos a pagar más por envases más sostenibles, así como la reacción contra el plástico, el mensaje claro es que si usted no ha cambiado a una opción de envasado verde, ahora es el momento de hacer ese cambio y enviar un poderoso mensaje a los clientes sobre su compromiso con la sostenibilidad.

 

Artículos relacionados