¿Cómo de sostenible es su material de envasado?

COMPARTIR ESTA ENTRADA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Los problemas medioambientales son preocupantes, por lo que la sostenibilidad se ha convertido en un factor crítico a la hora de seleccionar los envases. Muchas empresas se están comprometiendo a hacer que sus envases sean más respetuosos con el medio ambiente y buscan opciones innovadoras para acelerar ese cambio. De hecho, los envases sostenibles representan ahora casi el 25% de todos los envases vendidos. Pero cuando se trata de tomar la mejor decisión para su marca, no todas las opciones de material de envasado sostenible son iguales. A continuación se enumeran en orden cronológico, empezando por el vidrio y el papel, que se utilizaron por primera vez en la antigüedad, pasando por el metal y, más recientemente, el plástico y la fibra moldeada.

Vidrio

El vidrio, al igual que el metal, puede reciclarse infinitamente sin que se degrade la calidad del material. Pero, por desgracia, el vidrio no suele reciclarse.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, los envases de vidrio tienen limitaciones. Los envases de vidrio suelen ser más pesados que otras alternativas, lo que puede aumentar el impacto medioambiental del transporte del producto. Además, la producción de vidrio, sobre todo el nuevo, es muy intensiva en energía. Sólo el 33% de los envases de vidrio se reciclan en EE.UU., y ha sido eliminado de varios programas de reciclaje de flujo único porque el vidrio roto contamina otros materiales. Los envases de vidrio que no se eliminan correctamente pueden causar daños a las personas y a los animales.

Envases de papel y cartón ondulado

Cuando se trata de reciclar, el papel y el cartón ondulado se comportan mucho mejor que el plástico. El papel y el cartón se reciclan en un porcentaje cercano al 66%, mientras que el cartón ondulado se recicla en un 90%. Los proveedores de envases de papel son cada vez más expertos en aumentar el contenido reciclado sin comprometer el rendimiento.

Sin embargo, la reciclabilidad del papel tiene límites. Con cada uso, las fibras se acortan hasta un punto en el que deben complementarse cada vez más con la mezcla de material virgen, según el producto que se pretenda. Y si el material de embalaje de papel llega al vertedero, es probable que se biodegrade y genere emisiones de gases de vertedero. Los envases de papel ocupan alrededor del 26% del espacio en los vertederos municipales. Además, la producción de papel tiene una importante huella medioambiental. Requiere mucha agua y genera cerca del 20% de los residuos tóxicos que se liberan al aire en Estados Unidos.

Aluminio y acero

Tanto el aluminio como el acero se reciclan ampliamente. Casi el 75% de todo el aluminio producido en EE.UU. sigue en uso. Y, a diferencia de los productos de plástico o papel, que se degradan después de cada uso, el metal puede reciclarse repetidamente sin que se degrade su calidad. Los envases de aluminio también tienen un peso más ligero y una geometría más compacta que las botellas de vidrio, lo que hace que su transporte sea más eficiente.

El metal, sin embargo, es un recurso no renovable. La bauxita debe extraerse para producir nuevo aluminio, lo que perjudica al medio ambiente. El polvo de bauxita contamina el aire, el agua y el suelo, mientras que la lixiviación de la bauxita en las aguas subterráneas puede reducir la fertilidad del suelo y afectar a la vida acuática.

Plástico

A pesar de la reacción del público, hay razones por las que el plástico se ha convertido en un material tan popular. Como material sintético, puede diseñarse para crear envases ligeros y eficaces que ayuden a reducir el desperdicio de alimentos y a mantener la higiene de los productos. Los requisitos energéticos y la huella de carbono asociada a la producción de envases de plástico son menores que los de otros materiales. Además, los envases de plástico también pueden ayudar a reducir la huella medioambiental del transporte de mercancías porque son ligeros. Por último, muchos plásticos son reciclables, aunque la realidad es que la tasa de reciclaje es muy baja: sólo el 9%.

Más de 8 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos cada año, hasta el punto de que más de la mitad de las tortugas marinas y casi todas las aves marinas del mundo han ingerido plástico. La investigación ha sugerido que los océanos podrían contener más plástico que peces (en peso) para el año 2050. Y dado el bajo índice de reciclaje, la fabricación de nuevos envases de plástico depende de la extracción continua de combustibles fósiles no renovables.

Bioplástico y plástico biodegradable

El plástico biodegradable y el bioplástico se han promocionado como alternativas más ecológicas al plástico convencional, al tiempo que ofrecen beneficios similares a los mencionados anteriormente, pero hay razones para dudar. El plástico biodegradable está hecho para descomponerse de forma segura en la naturaleza, pero se necesitan condiciones particulares para que haga su trabajo. Por ejemplo, no suele biodegradarse en los vertederos ni en las aguas profundas del océano. Por último, el plástico biodegradable no puede reciclarse con el plástico convencional.

El bioplástico es otra versión supuestamente más ecológica del plástico porque utiliza materias primas renovables, como los azúcares extraídos del maíz. Sin embargo, los críticos argumentan que las tierras de cultivo son más necesarias para la producción de alimentos.

Fibra moldeada

Por último, consideremos la fibra moldeada. En el pasado, era popular para unas pocas aplicaciones, como los cartones de huevos o los cuencos. Sin embargo, cada vez más, los productos cosméticos de fibra moldeada de alta gama están encontrando el favor de industrias como la electrónica, la farmacéutica y la cosmética, favorecidas por características como la protección superior y el peso ligero. Además, el índice de aceptación de la fibra moldeada está aumentando porque los proveedores han mejorado notablemente el aspecto estético de los productos de fibra moldeada para conseguir un tacto similar al del plástico y unos ángulos de inclinación suaves. La fibra moldeada es un material de envasado sostenible, ya que se fabrica a partir de fibra reciclada, como el papel recuperado y el cartón ondulado, o de otros materiales ecológicos de origen responsable, como los residuos agrícolas. La producción de fibra moldeada utiliza muchos residuos al convertirlos en envases. Luego, al final de su vida útil, es totalmente reciclable y biodegradable. No hay que preocuparse por el plástico de los océanos y la baja tasa de reciclaje asociada al plástico, ni por la extracción de recursos no renovables ligada a materiales como el plástico y el metal.

La fibra moldeada se está poniendo de moda. Por ejemplo, a partir de marzo de 2020, Pepsi utilizará fibra moldeada para sustituir los anillos de plástico de las bebidas en un ensayo realizado en California. En categorías de productos como los principales productos electrónicos de consumo, el cambio del plástico a la fibra moldeada está muy avanzado para muchos actores importantes como Apple, Google, Huawei, Philips, Samsung y Xiaomi.

Si quiere alejarse de las formas de envasado basadas en el petróleo y de otros materiales de envasado vinculados a la extracción de recursos no renovables y a procesos contaminantes, tiene opciones. En un mar de alternativas, la fibra moldeada destaca como un material de envasado sostenible que cumple todos los requisitos, desde el abastecimiento responsable de materiales hasta las opciones de reciclaje y compostaje al final de su vida útil.

Artículos relacionados